Funciones del Pulmón: fisiología, medicina china y shiatsu (Parte 3 de 3)

by | jueves, 15 diciembre 2011 | 3 comments

[Tercera y última parte de la serie “Funciones del Pulmón”. Puedes leer la primera parte, “Anatomía y fisiología – Estructura y Función” aquí, y la segunda “Funciones del Pulmón según la Medicina China” aquí.]

Ya sabemos que respiramos gracias a los pulmones, y que este intercambio gaseoso es imprescindible para la vida. También sabemos que la Medicina China considera a los Pulmones muy importantes para la vitalidad y la salud: gracias a ellos obtenemos el Qi del aire y además, nos protegen controlando el Wei Qi, como un sistema inmunológico periférico. ¿Cuál fue la aportación del Shiatsu Zen a la fisiología y funcionalidad energética del pulmón? Además de extender la red de meridianos por todo el cuerpo, S. Masunaga refinó y/o reinterpretó las funciones de los órganos según la Medicina China, con sus estudios de anatomía y fisiología y según sus propias experiencias clínicas.

meridiano PULMON- shiatsu ZEN

El Pulmón y el Shiatsu Zen

Según el Shiatsu Zen, el papel principal de los Pulmones es llevar a cabo el intercambio básico entre la persona y su entorno externo, a todos los niveles: físico, psicológico o energético. Los Pulmones son como una barrera (la membrana de la célula, nuestra piel), una especie de frontera “energética”, que delimita quien soy yo, del resto. Los Pulmones nos dan identidad y marcan los límites.

De este modo, Masunaga conectó la relación de los Pulmones con la piel y el Wei Qi (Qi Defensivo) de la Medicina China por una parte, con la superficie del cuerpo como límite entre lo interno y lo externo por otra, y con la propia función fisiológica de la permeabilidad de la membrana respiratoria de los alveolos pulmonares. La respiración es algo esencial para la regulación interna del organismo, que al mismo tiempo está íntimamente conectado con la acción externa.

Así:

  • A nivel físico, los Pulmones se asocian con la inspiración (coger aire, recibir energía).
  • A nivel emocional, los Pulmones se relacionan con lo que recibimos de los demás. Cuando el Ki del Pulmón está desequilibrado se puede generar un sentimiento de aislamiento, depresión, melancolía (tradicionalmente, tristeza).
  • A nivel mental, el Pulmón es el maestro de la comunicación, y el que nos permite abrir la mente a nuevos pensamientos.
  • A nivel espiritual, la cualidad del Pulmón es la presencia, el estar aquí y ahora, conectando cuerpo, mente y alma a través de la respiración, y trascendiendo el concepto de vida y muerte.

Los desequilibrios en el meridiano del Pulmón no están únicamente relacionados con problemas del sistema respiratorio (tos, catarros, asma…). Cada vez más, síntomas como respiración superficial o dificultad para respirar están relacionados con los aspectos mentales y psicológicos que comentábamos antes: cuando uno se aisla y se cierra, estamos cortando el intercambio de Ki con el entorno: aprendemos a restringir la respiración para defendernos de los sentimientos dolorosos, cuando estamos angustiados o estresados, y al ser incapaces de relajarnos y respirar profundamente, debilitamos aún más la conexión con el Ki del Cielo.

Al hablar de desequilibrios del Pulmón, no se puede olvidar a su órgano Yang asociado, el Intestino Grueso: es necesario que exista un equilibrio entre inspirar y espirar, introducir y eliminar, tomar y dejar ir. Ambos trabajan juntos y en sinergia, y cuando el Intestino Grueso no es capaz de “dejar ir”, el Pulmón se ve afectado, aislándose y cerrándose al exterior.

Y una recomendación final…

¡Respira! ¿Todavía te quedan dudas de la importancia de la respiración? Tu forma de respirar influye (y puede cambiar) tu estado de ánimo, la claridad mental, cómo te relacionas con los demás, y tu estado de salud y vitalidad. Una respiración libre y profunda hace fluir los sentimientos, unifica el cuerpo y la mente y aumenta la satisfacción y calidad de vida.

Haz la prueba: mantén el aire por unos momentos, un minuto, aguanta un poco más… ¿Notas la angustia, el pánico, el dolor, el estrés…? Cuando no respiras adecuadamente, eso es lo que te está ocurriendo (a pequeñas dosis).

Ahora, coloca una mano debajo del ombligo y otra en el pecho, inspira profundamente, llevando el aire a las dos manos, hinchando el abdomen y toda la caja torácica. Cierra los ojos y mantén esta respiración unos minutos. ¿Sientes cómo te relajas, cómo tus hombros y tu espalda están menos tensos, cómo tu mente se libera…?

¿Quieres aprender a respirar mejor para sentirte bien? Estate antento/a al blog de Amalur Zen… 😉


Bibliografía

  • Teoría y Práctica del Shiatsu” – Carola Beresford-Coke (Editorial Paidotribo)
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
Sandra Jiménez

Sandra Jiménez

Terapeuta de Shiatsu Zen

Soy una ingeniera informática que un día decidió dejar su trabajo para dedicarse de pleno a su pasión: el Shiatsu, la Medicina Tradicional China, la salud y el bienestar. Desde entonces he trabajado y colaborado con varios centros de terapias naturales como terapeuta de Shiatsu y masajista.

En 2011 lancé AMALUR ZEN como  un blog sobre Shiatsu y salud y en 2013 abrí el centro de terapias  AMALUR ZEN ~ Bienestar Integral,  donde comparto el espacio con un equipo multidisciplinar de terapeutas.  ¿Quieres conocer mi historia?