Una sesión de shiatsu…

by | miércoles, 25 julio 2012 | 0 comments

Hace algún tiempo, Paul Gabor (Con2de2 – Shiatsu Tarragona) me pidió un pequeño texto y una foto para su álbum de profesionales del Shiatsu en Facebook. He tardado un poco, pero aquí está. Hoy vamos al revés: comparto en el blog lo que he publicado en Facebook :).

¡Gracias Paul por tu incansable labor de difusión del Shiatsu!

Shiatsu Amalur Zen

El paciente se tumba, cierra los ojos y noto cómo comienza a respirar un poco más despacio y profundo. La sesión de shiatsu ya ha comenzado. Me coloco a su lado, en seiza, y cierro los ojos también. Respiro, me centro en mi hara, concentro allí mi energía. Alineo mi columna vertebral (tenchi, cielo-tierra) y noto cómo está mi cuerpo y mi mente. Respiro más profundamente. Mi cuerpo se relaja y mi mente se aquieta. Una sensación de calor y energía comienza a fluir. Ahora siento la presencia de la otra persona. ¿Cómo está? ¿Qué me transmite? Abro los ojos, y lentamente tomo contacto con el paciente, posando la mano con suavidad.

A veces sé de antemano qué meridianos y puntos trataré. Otras, éstos se van descubriendo por sí mismos a medida que avanza la sesión. El estado de la energía es cambiante, y me he de adaptar para que la técnica fluya en armonía. El ritmo, la profundidad, la intensidad, el movimiento o la quietud. Todo cuenta.

Cerramos el círculo regresando al inicio, con un contacto suave. Vuelvo a sentir el cuerpo del paciente, observo los cambios: la expresión de su cara, la postura de sus hombros, la tensión de su espalda… Sin romper el vínculo separo la mano y me centro en mi hara. Cierro los ojos y respiro. Noto la fuerza vibrante que todavía trabaja a mi lado. Despacio, me levanto y salgo de la sala. Es el momento de dejar que el cuerpo asimile y entienda.

¿Quieres pedir una cita para una sesión de Shiatsu?

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
Sandra Jiménez

Sandra Jiménez

Terapeuta de Shiatsu Zen

Soy una ingeniera informática que un día decidió dejar su trabajo para dedicarse de pleno a su pasión: el Shiatsu, la Medicina Tradicional China, la salud y el bienestar. Desde entonces he trabajado y colaborado con varios centros de terapias naturales como terapeuta de Shiatsu y masajista.

En 2011 lancé AMALUR ZEN como  un blog sobre Shiatsu y salud y en 2013 abrí el centro de terapias  AMALUR ZEN ~ Bienestar Integral,  donde comparto el espacio con un equipo multidisciplinar de terapeutas.  ¿Quieres conocer mi historia?