Sé agradecido

by | miércoles, 1 abril 2015 | 0 comments

Nos quejamos de todo. Sin embargo, la vida es un milagro. Encuentra algo por lo que sentirte agradecido/a en todo aquello que haces. Date las gracias cuando inicias un nuevo hábito, y conseguirás mantenerlo por más tiempo. Siéntete agradecido/a cuando estás con alguien, y serás más feliz con ellos. La vida es maravillosa, si aprendes a apreciarla.

“Be Grateful” – 12 herramientas indispensables para una vida consciente de Leo Babauta – Zen Habits.

Me considero una persona bien educada (eso se lo tengo que agradecer a mi familia, a mis maestros/as y a mi misma). Lo de la “palabra mágica” me lo sé desde bien pequeñita. Pido las cosas por favor y doy las gracias tan a menudo que a veces me miran raro. También suelo dar las gracias a las personas de mi entorno, amigos, familia, compañeros de trabajo, por formar parte de mi vida, por estar ahí para mi. Es decir, no uso el “gracias” como una coletilla o un acto reflejo. Doy las gracias de forma consciente cuando y porque estoy agradecida.

Sin embargo, nunca se me había ocurrido utilizar la gratitud como una herramienta hasta que nuestra compañera Sarah, en un taller de gestión del estrés, así lo propuso.

Da las gracias por 5 cosas, al menos una vez al día

El ejercicio propuesto por Sarah consistía en dar las gracias por 5 cosas (o más) que te hubieran ocurrido ese día. Era importante que fueran como mínimo 5, pues es relativamente sencillo encontrar 2 o 3 cosas por las que estar agradecido/a, pero más allá de las evidentes (sobre todo si no se tiene mucha práctica) no siempre es fácil y requiere profundizar un poco, pensar en más cosas positivas.

Sentir gratitud tiene un efecto sorprendente a nivel físico. (¿No me crees? ¡¡Pruébalo ahora!!) Sencillamente, te hace sentir bien. Más animado/a, más tranquilo/a. Así, si realizas este pequeño ejercicio cuando te sientes estresado/a, notarás cómo te relajas, cómo mejora tu humor, y podrás afrontar la situación con mucha más calma y serenidad.

Para empezar a practicar la gratitud, una buena idea puede ser ponerte una alarma (en el móvil, en tu agenda o calendario on-line) que te recuerde cada día realizar este ejercicio en cierto momento. Puedes empezar ahora: ¿qué cinco cosas te han pasado hoy por las que te gustaría dar las gracias?

La lista de las cosas por las que estás agradecido/a

¿Cuánto tiempo dedicas cada día a quejarte? ¿Cómo te sientes cuando te quejas? Generalmente, hay una pequeña satisfacción (desahogo), seguida de un mayor enfado / frustración / tensión, pues con la queja hemos dado mayor importancia al hecho, hemos agrandado las partes negativas, lo hemos hecho más terrible de lo que era. Y entonces, lo que hacemos, es volver a quejarnos, volviendo a buscar ese pequeño alivio, y volviendo a alimentar la negatividad.

Leo Babauta explica que uno de los hábitos que cambiaron su vida fue el hábito de gratitud.

“…, esto puede parecerle a muchas personas trivial, poco original o cursi. Os digo que no lo es, te cambia la vida.”

Cambiar el hábito inconsciente de la queja constante por uno consciente de gratitud no es sencillo. Pero te prometo que te sentirás tan bien, que cada vez querrás dar las gracias por más cosas.

Adelante, tómate un momento ahora mismo para hacer una lista de todas las cosas buenas de tu vida por las que puedes estar agradecido/a. Voy a aprovechar yo también para escribir la mía:

  • Mis padres, que se preocupan por mi y me quieren.
  • Mi hermano pequeño que a veces me cuida como si fuera el mayor.
  • Mis tíos y tías, primos y primas, abuelo y abuelas.
  • Amigos con los que divertirme, compartir, crecer y aprender.
  • Trabajar cada día en mi pasión.
  • Compañeros de trabajo, colegas, que nos cuidamos unos a otros.
  • Vivir en una ciudad con más de 2500 horas de sol al año.
  • Un lugar confortable donde vivir, dormir y descansar.
  • Comida deliciosa para alimentarme, mínimo tres veces al día.
  • Agua caliente para ducharme cada día.
  • Acceso a la mayor fuente de información de toda la historia de la humanidad.

Seguramente te pase como a mi, que la lista es inmensa: podría seguir durante un buen rato añadiendo puntos. Seguramente no acabaría nunca. Seguramente, tengo más cosas por las que estar agradecida que por las que quejarme.

¡¡Gracias!!

Hábitos de gratitud

A partir de aquí, puedes continuar instalando el hábito de gratitud en todas las áreas de tu vida, en todos los momentos. Javier Malonda lo explica muy bien y te recomiendo muy encarecidamente la lectura de su artículo: “Hábitos de gratitud”.

“Una de las formas más asequibles, rápidas y eficaces de sentirse entre bien, muy bien y fantásticamente bien, consiste en agradecer.”

¡Gracias Javier! 🙂

Gratitud y vida consciente

Sentirse agradecido no solo es una gran herramienta para sentirte bien. También es una gran ayuda para llevar una vida más consciente. A menudo nos dejamos arrastrar por las circunstancias, por las emociones. Ya sabemos que evolutivamente nuestro cerebro está diseñado para detectar lo negativo (las posibles amenazas o peligros) antes que lo positivo, y es por eso que nos resulta tan sencillo fijarnos solo en lo malo.

Podemos utilizar el agradecimiento para cambiar el peso de la balanza, y para ver que, aquí y ahora, tienes mucho por lo que agradecer, tienes mucho por lo que sentirte bien.

Tan solo quedan dos de las 12 herramientas indispensables para una vida consciente. Son las dos que, personalmente, más me cuestan: ser compasivo/a (con uno/a mismo/a) y abandonar el control. Pero tengo la curiosidad para abordarlas con la mente abierta, me doy las gracias a mi misma por la forma en que me cuido, medito cada día, estoy atenta a mis ideales, mis expectativas, mis deseos, a mis resistencias, aprendo de las situaciones incómodas, y me acepto a mi, a las personas que me rodean y a la vida. Con todas estas herramientas, las dos últimas serán mucho más sencillas 😉

¡Gracias por leerme!

Y un especial agradecimiento a:

  • Sarah Vandecasteele: es psicóloga e hipnoterapeuta. Colabora con Amalur Zen como terapeuta desde octubre de 2013. También realiza talleres y cursos sobre gestión del estrés, autoestima y confianza en uno mismo, técnicas de relajación y meditación. Juntas hemos diseñado un programa para dejar de fumar con hipnosis y aurículoterapia. Siempre busca la manera de encontrar la solución positiva dentro de cada uno. Y siempre hace un profundo agradecimiento antes de comer.
  • Javier Malonda: es ingeniero industrial, escritor, dibujante, meditador, practicante de PNL e Hipnosis, comunicador… Autor de “El Sentido de la Vida” y “Evolución Consciente” (entre otros). Ofrece sesiones de PNL e Hipnosis, y aporta su granito de arena para hacer de éste un mundo mejor. En Mayo ofrecerá un curso de Hipnosis en Amalur Zen, que estamos preparando con mimo, alegría y gratitud.
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
Sandra Jiménez

Sandra Jiménez

Terapeuta de Shiatsu Zen

Soy una ingeniera informática que un día decidió dejar su trabajo para dedicarse de pleno a su pasión: el Shiatsu, la Medicina Tradicional China, la salud y el bienestar. Desde entonces he trabajado y colaborado con varios centros de terapias naturales como terapeuta de Shiatsu y masajista.

En 2011 lancé AMALUR ZEN como  un blog sobre Shiatsu y salud y en 2013 abrí el centro de terapias  AMALUR ZEN ~ Bienestar Integral,  donde comparto el espacio con un equipo multidisciplinar de terapeutas.  ¿Quieres conocer mi historia?