Funciones del Hígado: fisiología, medicina china y shiatsu

by | lunes, 9 mayo 2011 | 4 comments

El hígado es el órgano más grande de nuestro cuerpo, y uno de los más importantes, dada su larga lista de funciones. También en la Medicina China es un órgano importante, el “General de la armada“, el gran estratega y encargado de distribuir la energía por todo el cuerpo. Y, como ya introdujimos al comienzo de la primavera, está relacionado con el elemento Madera y con esta estación. Es por ello que, aunque ya dimos entonces unas nociones y recomendaciones básicas sobre el Hígado, quisiera profundizar más y ofrecer una perspectiva más amplia: detallando sus características y funcionamiento desde el punto de vista de la anatomía y fisiología; describiendo las funciones según la teoría de la Medicina China; y añadiendo algunos aspectos específicos del Shiatsu Zen.

Hígado y Vesícula Biliar

Anatomía y fisiología: estructura y función

El hígado es tan grande que ocupa toda la parte superior derecha de la cavidad abdominal, y se extiende en parte hacia el lado izquierdo. Se comunica con la vesícula biliar (que almacena la bilis) y con el duodeno (la primera porción del intestino delgado) mediante los conductos hepático y biliar común. El hígado es el gran laboratorio del cuerpo humano. Como veremos más abajo, millones de reacciones químicas tienen lugar en él cada día: facilitando la digestión, equilibrando la acidez, absorbiendo vitaminas, metabolizando colesterol, o desintoxicando el cuerpo. Por eso la importancia de mantenerlo en perfectas condiciones, ya que su mal funcionamiento repercute en todo el organismo. Sin embargo, se trata de un órgano bastante maltratado por una parte importante de la población hoy en día.

El hígado se encarga de:

1. Producción de bilis: sus células segregan una sustancia amarillenta y viscosa, la bilis, necesaria para la digestión de los alimentos, pues tiene la función de emulsionar (o descomponer) las grasas. El hígado excreta la bilis a los conductos biliares y de allí al duodeno. La vesícula biliar concentra y almacena la bilis producida por el hígado.

2. Almacén: de glucosa en forma de glucógeno, de vitamina B12, hierro, cobre…

3. Limpieza: elimina el exceso de insulina y de otras hormonas. Elimina las toxinas de la sangre, neutralizando toxinas (como medicamentos, alcohol, drogas, etc.).

4. Transformación de nutrientes:

  • Metabolismo de los lípidos: además de facilitar la digestión de las grasas mediante la secreción de bilis, el hígado sintetiza el colesterol y produce triglicéridos.
  • Metabolismo de los carbohidratos: el hígado genera glucosa a partir del glucógeno almacenado (glucogenólisis) y sintetiza glucógeno a partir de glucosa, y además es capaz de formar glucosa a partir de ciertos aminoácidos (gluconeogénesis).
  • Síntesis de ciertas proteínas.

(…y alguna función más que me he dejado en el tintero).

Así, vemos que es un órgano tremendamente complejo, y es un gran regulador del metabolismo corporal. Quiero resaltar esto, porque según la Medicina China, el Hígado es también un órgano equilibrador de todo el cuerpo.

Funciones del Hígado según la Medicina China

El Hígado está emparentado con la Vesícula Biliar, y la energía Madera. Es un órgano resolutivo, regulador y armonizador, y relacionado con el crecimiento (en sentido simbólico), los sueños y los planes. La Medicina China atribuye al Hígado las siguientes funciones y características:

1. Almacena la Sangre:
Regula la cantidad de sangre total del cuerpo, es decir, la volemia, por ello también se le llama “el mar de la sangre“. Esto se refleja dos aspectos:

  • La actividad física: cuando el cuerpo está en descanso, la sangre vuelve al Hígado; cuando la actividad muscular es intensa, la sangre almacenada en el Hígado fluye por el cuerpo nutriéndolo e hidratándolo, especialmente los músculos, tendones, ojos, y uñas.
  • La menstruación: cuando la sangre del Hígado es deficiente habrá amenorrea, y si la sangre de Hígado está bloqueada, habrá dolor menstrual. Las enfermedades de la sangre afectarán al Hígado, y patologías del Hígado afectarán a la calidad de la sangre.

Por la relación madre-hijo de los cinco elementos, el Hígado aporta la sangre al Corazón para que éste la distribuya por todo el cuerpo.

2. Asegura el flujo uniforme del Qi:
Se dice que la energía del Hígado circula “en todas direcciones”. Cuando el Qi circula libremente, el estado emocional es estable. Cuando el Qi está bloqueado, hay irritación, frustración, depresión… Tiene además una gran influencia sobre la circulación del Qi del Estómago y del Bazo, es decir, sobre la digestión, pues según los cinco elementos, el Hígado (Madera) controla a la Tierra (Bazo y Estómago): si el Qi de Hígado se obstruye, puede provocar náuseas, vómitos (el Qi de Estómago no puede descender, y se rebela hacia arriba), diarreas (el Qi de Bazo no puede ascender).

3. Controla los tendones y ligamentos:
Como decíamos más arriba, el Hígado almacena la sangre. Si el Hígado no tiene sangre suficiente para nutrir los músculos y tendones, aparecen temblores, contracturas o calambres, tics, dolores articulares y musculares, adormecimiento de miembros, torpeza, etc.

4. Se manifiesta en las uñas:
Cuando el hígado está débil, las uñas son delgadas, frágiles, secas, deformadas y se astillan.

5. Tiene su apertura en los ojos:
Para una visión correcta, la sangre de Hígado debe ser abundante y nutrir los ojos. El Hígado controla la visión y los movimientos oculares, así que si se debilita habrá: ojos secos, visión borrosa, miopía, hipermetropía, sequedad, etc.

6. Alberga al Hun (Alma Etérica):
A nivel psíquico el Hígado, a través del Hun, rige el subconsciente, la intuición, los sueños, la creatividad, la imaginación (el hígado es el gran estratega), la iniciativa y el el coraje. Cuando su energía es excesiva aparece la ira. Cuando está debilitado aparece falta de imaginación, falta de motivación, poca iniciativa y estados de ansiedad.

El Hígado y el Shiatsu Zen

Shizuto Masunaga veía en el Hígado la capacidad de almacenar y distribuir los nutrientes, tomando las decisiones de cuándo y cómo distribuirlos (energía vital y sustancias esenciales). La función fisiológica del hígado de desintoxicar, es como un proceso de almacenamiento y distribución a la inversa; el hígado intercepta las toxinas y las desactiva, reteniéndolas para eliminarlas. El Shiatsu Zen considera todas las actividades descritas según la Medicina China y la fisiología occidental como la elección y ejecución de un plan vital: el propósito de la Madera. El Hígado finaliza el ciclo vital de los meridianos según Masunaga. Las funciones básicas del organismo ya han sido satisfechas (intercambio con el medio, alimentación, consciencia, reproducción, superar los peligros y vivir en comunidad), y ahora se ha de desarrollar la capacidad de elección, y de planificación a largo plazo.

El meridiano del Hígado se trata para problemas muy diversos: visión borrosa, vértigos, irritabilidad, depresión, falta de determinación, resentimiento, frustración, migrañas, rigidez articular, síndrome de colon irritable, fatiga, trastornos menstruales, infertilidad, impotencia…
Sin embargo, siempre hay que tener en mente que no existe una relación directa entre enfermedades occidentales y los síndromes según la medicina china. Por ejemplo, el insomnio estaría relacionado con una insuficiencia de Hígado cuando se tratara de un sueño ligero, no reparador, con fácil despertar, y/o con pesadillas. Sin embargo, cuando se trata de una dificultad para conciliar el sueño, si después se duerme bien, se trataría de un desequilibrio de Corazón.

Conclusiones

Desde tiempos remotos la medicina china consideraba al Hígado como responsable de un gran número de enfermedades. Los avances en anatomía, fisiología y medicina, permitieron descubrir el gran número de funciones vitales que este órgano desempeña. Muchas de estas funciones coinciden, aunque la sabiduría oriental las describiera de una manera abstracta o poética, enmarcada en su cosmología del Yin y el Yang, los cinco elementos o las sustancias vitales: el almacenamiento de nutrientes, la regulación del organismo, la influencia sobre la digestión y la vitalidad.

Es un órgano fuerte, capaz de regenerarse, pero, lamentablemente, muy maltratado hoy en día. Por desgracia, cuando la disfunción hepática llega a un estado patológico, diagnosticado por la medicina occidental, es muy difícil de curar, a pesar de los avances de la ciencia médica. La medicina china y el Shiatsu permiten tratar al hígado antes de que la enfermedad se manifieste, estimulando su funcionamiento, mejorando la circulación sanguínea, y favoreciendo la eliminación de la toxicidad de la sangre.

Bibliografía:

  • Estructura y función del cuerpo humano” – Thibodeau y Patton (Elsevier)
  • Wikipedia
  • Los Fundamentos de la Medicina  China” – G. Maciocia (Aneid Press)
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
Sandra Jiménez

Sandra Jiménez

Terapeuta de Shiatsu Zen

Soy una ingeniera informática que un día decidió dejar su trabajo para dedicarse de pleno a su pasión: el Shiatsu, la Medicina Tradicional China, la salud y el bienestar. Desde entonces he trabajado y colaborado con varios centros de terapias naturales como terapeuta de Shiatsu y masajista.

En 2011 lancé AMALUR ZEN como  un blog sobre Shiatsu y salud y en 2013 abrí el centro de terapias  AMALUR ZEN ~ Bienestar Integral,  donde comparto el espacio con un equipo multidisciplinar de terapeutas.  ¿Quieres conocer mi historia?