Tú también puedes hacer Shiatsu en tu casa

by | jueves, 4 abril 2013 | 0 comments

¿No me crees? Te lo demostraré. ¿Tienes un pulgar? ¿Tienes algún punto doloroso en tu cuerpo? ¡Allá vamos! (Aviso: será más sencillo si se trata de un punto que puedas alcanzar con cierta facilidad, sin forzar la postura).

Comienza palpando suavemente la zona dolorida. Respira. Puedes comenzar con la punta de los dedos, y poco a poco usar toda la palma de la mano. No tengas miedo de experimentar. Siente el contacto y cómo reacciona el cuerpo. Puedes masajear la zona intuitivamente, déjate llevar.

Ahora que ya has reconocido el terreno, localiza el punto (o puntos) dolorosos. Se trata de esos puntos con más tensión, o más dolorosos, o incluso más débiles y que “se hunden”, pero que al masajearlos, presionarlos o simplemente tocarlos, sientes cierto alivio. Ahora respira, tranquilamente. Con el pulgar presiona suavemente el punto, haz que la presión sea firme y profunda. ¡Ojo! No he dicho fuerte. Imagina que tu pulgar atraviesa tu piel y llega al origen del dolor, pero de manera suave. Respira. Poco a poco afloja la presión. Repetir si se desea.

¡Ya has hecho Shiatsu!

Shiatsu - presión con pulgar

“Shiatsu” 指圧 – Presión con dedo

Etimológicamente, “Shiatsu” (指圧) significa “Presión con dedo”. Y literalmente, es lo que acabamos de hacer. Es verdad que lo que hoy en día conocemos como Shiatsu ha evolucionado, incluyendo más técnicas que la simple digitopuntura, y trabajando con meridianos y tsubos (los puntos de acupuntura), y no puntos al azar. Pero su origen se encuentra en este mismo ejercicio: aliviar un dolor presionando un punto con los dedos de manera intuitiva. Y respirar.

Con el artículo de hoy quiero dar comienzo a una serie de pequeñas guías para que cualquiera pueda hacer Shiatsu en su casa. Para que te lances a palpar, tocar y sentir. Para que comiences a sentir un poquito más el cuerpo. Serán ejercicios y técnicas muy sencillos y para todos los públicosy todas las edades, que podrás practicar con un familiar, amigo/a o pareja, que seguro quedarán muy contentos y querrán repetir. Y por supuesto, alguna técnica de automasaje, para mimarte tú también.

Automasaje “Do In”

El Do In (también conocido como “Tao Yin” o “Daoyin”) son una serie de ejercicios que combinan movimientos y respiración, para vigorizar el cuerpo, tonificarlo y activar el Qi. Sus orígenes se remontan a los antiguos monjes taoístas chinos, y podría considerarse un precursor del Qi Gong (Chi Kung).

El siguiente vídeo muestra una rutina de automasaje “Do In” para activar todo el cuerpo. Es fantástico por la mañana, especialmente cuando sientes el cuerpo acartonado, agarrotado o cansado. También antes (o después) de realizar ejercicio. Hacerlo sólo te costará unos 2 o 3 minutos. El vídeo está inglés, pero no es necesario entender lo que dicen, pues las imágenes son muy claras.

Este automasaje consiste en dar suaves golpecitos con los dedos, manos o puños, a lo largo de todo el cuerpo, desde la cabeza a los pies. De este modo, activamos los músculos, las articulaciones, los sistemas sanguíneo y linfático, y por supuesto, toda la red de meridianos energéticos.

Lo más importante a tener en cuenta es que tienes que dejar las muñecas sin tensión, totalmente sueltas, para poder dar golpecitos secos, que no han de ser fuertes.

¿Ya lo has probado? ¿Tienes alguna duda? Puedes dejar tus comentarios o preguntas aquí abajo. 🙂

En el próximo capítulo…. Shiatsu en la espalda.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
Sandra Jiménez

Sandra Jiménez

Terapeuta de Shiatsu Zen

Soy una ingeniera informática que un día decidió dejar su trabajo para dedicarse de pleno a su pasión: el Shiatsu, la Medicina Tradicional China, la salud y el bienestar. Desde entonces he trabajado y colaborado con varios centros de terapias naturales como terapeuta de Shiatsu y masajista.

En 2011 lancé AMALUR ZEN como  un blog sobre Shiatsu y salud y en 2013 abrí el centro de terapias  AMALUR ZEN ~ Bienestar Integral,  donde comparto el espacio con un equipo multidisciplinar de terapeutas.  ¿Quieres conocer mi historia?