Ba Duan Jin Qi Gong – Las Ocho Joyas del Chi Kung

by | martes, 17 enero 2012 | 0 comments

El Qi Gong (氣功, pronunciado Chi Kung), es un sistema de ejercicios milenario originario de China. Aunque hay muchísimos estilos de Qi Gong (algunos incluyen formas más o menos largas, otros son movimientos sencillos y otros posturas estáticas), todos buscan el mismo objetivo: desarrollar el Qi mediante la respiración, el estado meditativo, y el movimiento y estiramiento del cuerpo. Pues Qi Gong no significa maś que eso: el logro (o el trabajo) del Qi.

El otro día comentaba un lector, Carlos, que él solía practicar los ejercicios de Makko-Ho y Las Ocho Joyas conjuntamente. ¡Qué gran idea! Pues “Las Ocho Joyas”, o “Ba Duan Jin” (八段錦), son una de las series de ejercicios más sencilla y conocida del Qi Gong. Con esta secuencia se aumenta la energía vital del cuerpo, nutriendo músculos, huesos, articulaciones y órganos internos, activando las funciones fisiológica. Una forma sencilla de mejorar tu salud física, mental y emocional.

Aunque no soy una experta en Qi Gong, sí que hace algunos años que lo practico, y quería compartir con vosotros algunas indicaciones para poder practicar “Las Ocho Joyas”. Hay que tener en cuenta que existen infinidad de variantes de estos ejercicios, pues tienen miles de años de antigüedad y han sido transmitidos de forma oral durante generaciones, y a través del tiempo y el espacio han llegado hasta nosotros modificadas por numerosos maestros. Como dicen en la web del Instituto Qi Gong de Barcelona (de donde he cogido gran parte de la documentación para este artículo), “lo importante es comprender su esencia y aplicar la correcta intención mental y coordinación con la respiración, entonces, la realización de cualquiera de sus variantes aportará la misma efectividad.

Todos los ejercicios deben realizarse de forma suave y tranquila, los estiramientos no deben ser dolorosos (sería como la sensación de desperezarse por la mañana con un gran bostezo), y con una respiración profunda (abdominal, llevando el aire y el Qi al Hara). La postura debe ser cómoda, con los pies ligeramente separados (a la altura de las caderas o los hombros es cómo el cuerpo tiene más estabilidad). Puedes hacer los 8 ejercicios seguidos, o elegir uno concreto por sus propiedades específicas. Cada ejercicio debería repetirse un número de veces (que dependiendo de las fuentes será 8, 9, 12 …). ¿Preparados?

1. Sostener el cielo con las dos manos para equilibrar el Triple Calentador · Liang Shou Tuo Tian Li San Jiao

BaDuanJin01Las dos manos ascienden por delante del cuerpo y suben por encima de la cabeza, estirando todo el cuerpo, con las palmas hacia arriba, mientras se inspira. Después bajan por los lados, con la espiración.

Este ejercicio armoniza la energía del Triple Calentador (o San Jiao), repartiendo el Qi por todo el cuerpo y regulando la temperatura. Ayuda a centrarse, calmarse y serenarse. Previene la lordosis, cifosis y escoliosis. Útil si padeces dolores de espalda por contracturas en la zona dorsal y lumbar, o tienes un exceso de sensibilidad al frío.

2. Tensar el arco para disparar una flecha al halcón · Zuo You Kai Gong Si She Diao

Ba Duan Jin 02Para este ejercicio los pies se separan más (2 o 3 veces la anchura de tus caderas, dependiendo de tu flexibilidad) y las rodillas se flexionan en una postura que se denomina “caballo cuadrado”. La espalda está recta, y al inspirar el cuerpo gira hacia un lado y los brazos hacen un movimiento como de apuntar un arco y una flecha. Los dedos índice y pulgar del brazo que queda extendido se estiran en un ángulo recto (así estiramos los meridianos de Pulmón e Intestino Grueso). El otro brazo tira con el codo hacia atrás (abriendo el tórax). Después, se vuelve a la posición central, y se repite por el otro lado.

Este ejercicio equilibra los pulmones y el intestino grueso, así como la del corazón y la del intestino delgado. El movimiento horizontal de extensión y relajación abre y cierra la caja torácica masajeando suavemente los pulmones. Con este ejercicio se combate la depresión, la tristeza y la melancolía. La persona siente mayor alegría y tiene más ganas de vivir. Mejora la coordinación y trabaja la lateralidad.

3. Separar el cielo y la tierra para equilibrar el bazo y el estómago · Tiao Li Pi Wei Xu Dan Ju

Ba Duan Jin 03

Desde el centro, una palma sube hacia el cielo, mientras la otra baja a la tierra y toda la parte anterior del cuerpo se estira. Después las manos vuelven al centro y ahora las manos hacen el movimiento contrario: sube la palma que había bajado, y viceversa.

Este ejercicio armoniza la energía de los órganos bazo, páncreas y estomago. Cuando se estira una mano hacia arriba y la otra hacia abajo se activa el tejido conjuntivo hacia las diagonales, luego se relaja, lo que proporciona un suave masaje sobre los órganos que están situados en el centro del cuerpo. Ayuda a cultivar la compasión y la empatía, desarrolla la tolerancia.

4. Mirar atrás para evitar consumirse · Wu Lao Qi Shang Wang Hou Qiao

Ba Duan Jin 04

En este ejercicio se trata de girar la cabeza hacia un lado y el otro, intentando llegar lo más atrás posible, incluso continuando el movimiento con los ojos, como si intentáramos ver los talones de los pies. Las manos pueden estar ligeramente entreabiertas por delante del cuerpo, con los brazos relajados, o abriéndose ligeramente hacia los lados.

La torsión del cuello masajea y estimula la zona cervical y el bulbo raquídeo donde se halla el centro del control del sistema neuro-vegetativo simpático y parasimpático, por lo que este ejercicio ayuda a estabilizar el Sistema Nervioso Central (SNC). Este ejercicio es calmante, serena y apacigua el carácter. Indicado para combatir el nerviosismo y estados de alteración mental.

5. Mover la cabeza y menear la cola para eliminar el calor del corazón · Yao Tou Bai Wei Qu Xin Huo

Ba Duan Jin 05

Este es uno de los ejercicios que más variantes tiene (y uno de los más difíciles de explicar, si bien no de practicar). Las piernas se abren un poco más (no es exactamente la misma postura que en el ejercicio del arquero, el nº 2). Las rodillas se flexionan un poco y las manos se apoyan en ellas. El cuerpo hace un semicírculo hacia adelante desde la cintura, y al final del semicírculo gira el cuello y se hace un pequeño estiramiento de espalda y pecho.

Este ejercicio es para eliminar el Fuego de Corazón: calma y tranquiliza, alivia el estrés, la ansiedad y la angustia; estabiliza los cambios de humor, equilibrando especialmente la energía el corazón y el intestino delgado.

6. Masajear la espalda y las piernas y tocarse la punta de los pies para fortalecer los riñones · Liang Shou Pan Zu Gu Shen Yao

Ba Duan Jin 06

Este es el ejercicio que más pasos tiene: Con los pies a la altura de las caderas, inspiramos y después, soltando el aire, dejamos caer el cuerpo hacia adelante. Los dedos de las manos agarran los dedos de los pies, y se estiran las piernas, espalda y cuello con una inspiración, mirando hacia adelante. Se relaja el cuerpo, y en la siguiente inspiración se sube mientras las manos masajean la parte trasera de las piernas y la espalda baja. Con las manos apoyadas a zona de los riñones, se hace un estiramiento hacia atrás, con el final de la inspiración. Finalmente se vuelve a la posición inicial con la espiración.

Este ejercicio fortalece el Qi del Riñón y la Vejiga. Fortalece la voluntad, disuelve miedos y fobias y desarrolla seguridad y confianza en las propias capacidades.

7. Apretar los puños con ojos de enfado para aumentar la fuerza · Cuan Quan Nu Mu Zeng Qi Li

Ba Duan Jin 07

Al inspirar se alza un puño delante de la cara, y al mismo tiempo se aprieta con fuerza y se frunce el ceño, en una pequeña apnea. Con la espiración se relaja todo el cuerpo, el puño, los ojos, el cuello…. Después se repite con el otro puño. Los pies pueden estar más o menos separados, y el puño se puede llevar hacia adelante con más o menos energía.

Este ejercicio equilibra el Qi del Hígado y la Vesícula Biliar, tonifica la vista, y con la activación y relajación de los tendones y de la visión se estabiliza la energía Madera, sobre todo eliminando excesos y bloqueos del Hígado. Por ello calma el nerviosismo y atenúa la ira, la rabia y la frustración.

8. Levantar y bajar los talones 7 veces para disolver las 100 enfermedades · Bei Hou Qi Dian Bai Bing Xiao

Ba Duan Jin 08

Se dan 6 saltitos pequeños y rápidos, levantando los talones del suelo mientras la punta del pie se mantiene pegada, y al 7º se levantan y bajan los talones en un movimiento más amplio y lento. Este ejercicio se repite al menos 7 veces.

Equilibra la energía de todos los órganos, pues con el rebote se transmite el Qi a todos los órganos internos, reajustando el nivel general de energía de todos ellos. Es una forma de recoger los beneficios de los anteriores ejercicios.

Una imagen vale más que mil palabras, así que aquí tenéis unos vídeos que he seleccionado, para que os sirvan de guía. Me han parecido los más completos de todos los que he visto, pero os invito a compartir en los comentarios otros. (¡No he encontrado ninguno que fuera igual a lo que mi maestra me enseñó!).

Como veis en estos vídeos (y en los miles que podéis encontrar en YouTube), los ejercicios varían en su forma, el orden, la intensidad, la velocidad… Mi consejo es que os decidáis por uno de los vídeos: no intentéis mezclar los ejercicios de unos y otros. O mejor aún: busca en tu ciudad una escuela de artes marciales, o un gimnasio, centro cívico o lo que sea donde poder aprender Qi Gong 🙂

Más información:

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
Sandra Jiménez

Sandra Jiménez

Terapeuta de Shiatsu Zen

Soy una ingeniera informática que un día decidió dejar su trabajo para dedicarse de pleno a su pasión: el Shiatsu, la Medicina Tradicional China, la salud y el bienestar. Desde entonces he trabajado y colaborado con varios centros de terapias naturales como terapeuta de Shiatsu y masajista.

En 2011 lancé AMALUR ZEN como  un blog sobre Shiatsu y salud y en 2013 abrí el centro de terapias  AMALUR ZEN ~ Bienestar Integral,  donde comparto el espacio con un equipo multidisciplinar de terapeutas.  ¿Quieres conocer mi historia?