Erik Reuterskiöld

Osteopatía

Me llamo Erik Reuterskiöld y soy originario de Suecia. Cuando llegué a Barcelona en 2003 no tenía ni idea de que iba a dedicarme a las terapias manuales. Recuerdo que en mi infancia a menudo se hablaba de mi bisabuelo y su padre, los Kellgrens, y su centro de terapias, y supongo que lo mantenía en un rincón de mi mente, pero por aquel entonces no le daba mayor importancia.

Mis ideas de adolescente me guiaron más hacia la investigación y el entender de la mente y la cognición humana. Pero en el año 2000, a los 3 años de universidad, me entró la inquietud y decidí viajar, lo que me llevó al final a instalarme en Barcelona.

Fue en 2005, después de una temporada en Suecia, cuando decidí un cambio de rumbo, hacia las terapias manuales. Primero dudaba si, con mi español de entonces, podría estudiar toda la anatomía y fisiología con lo complejo que parecía. Pero me di cuenta de que parece complejo porque es complejo, no porque esté en español, lo que me dio el impulso de ponerme las pilas desde el primer día. Hice tres años de masaje, siempre con ánimo y buenos resultados, y cuando a los tres años la mayoría de los compañeros por fin salía de la carrera yo solo quise más; me apunté a osteopatía. En la osteopatía al final encontré mi verdadero oficio: una disciplina que engloba tanto a la medicina alopática como a las terapias alternativas.

Pero también me di cuenta de que hay algo más profundo que nos une a los terapeutas, la gran importancia de la calidad de la mano terapeuta, su sensibilidad e intención de curar, un denominador común tanto si somos osteópatas, masajistas o terapeutas de shiatsu.

En el oficio de terapeuta manual he logrado reunir varias cualidades que mucha gente busca en su trabajo: poder trabajar con las manos, poder trabajar con personas, poder dedicarme a ayudar a la gente, pero, sobre todo, poder trabajar en algo que se me da muy bien y que me gusta, algo en lo que puedo seguir creciendo toda una vida.

En mi trabajo intento buscar una línea integrativa, no me importa tanto de qué línea terapéutica venga la solución del problema que me presenta mi cliente, me importa que la solución sea aceptable y compatible con mi cliente, tanto con su cuerpo como con su persona. En mi experiencia no es posible imponerse sobre un ser y su cuerpo: los mejores resultados siempre se consiguen cuando hay una implicación sincera de ambos, terapeuta y cliente.

Mis especialidades:

Contacto:

@: 633 614 308
☎: erik@amalur-zen.com